El cristalino es una lente transparente que tenemos dentro del ojo. A consecuencia de la edad pierde trasparencia y es cuando aparece la catarata, aunque ésta también puede aparecer de forma prematura en diabéticos, tras traumatismos, tras sufrir inflamaciones intraoculares o tras la administración de determinados fármacos como los corticoides.

El tratamiento de la catarata es únicamente quirúrgico, mediante la técnica de facoemulsificación con implante de lente intraocular (LIO)

En la actualidad existen diferentes tipos de lentes intraoculares que podemos implantar en función de las necesidades de cada paciente:

  • Monofocales: permiten prescindir de gafas de lejos si no hay astigmatismo asociado.
  • Monofocales tóricas: permiten prescindir de gafas de lejos corrigiendo el astigmatismo.
  • Multifocales y trifocales: permiten ver de lejos y cerca sin necesidad de gafas cuando no hay astigmatismo asociado.
  • Multifocales y trifocales tóricas: permiten ver de lejos y cerca sin necesidad de gafas cuando hay astigmatismo asociado.

Oftalmólogo especialista: Dra. María Elena Marin y Dr. Montolio